CRYOSANABRIA

CRYOSANABRIA

jueves, 12 de mayo de 2016

I
 CONCURSO 
DE 
FOTOGRAFÍA
 GEOMORFOLÓGICA
 DE SANABRIA


Destinado a 
personas de Sanabria o que la visitan,
con
el
objetivo
de
estimular
la
creatividad, dar a conocer el patrimonio natural y geomorfológico sanabrés. Todo ello teniendo en cuenta que la La geomorfología (del griego Γηος [gueos] ‘Tierra’, μορφή [morfé] ‘forma’, y λόγος [logos] ‘estudio’, ‘conocimiento’) es una rama de la geografía física y de la geología1 que tiene como objeto el estudio de las formas de la superficie terrestre enfocado a describir, entender su génesis y su actual comportamiento.

Bases
de participación
1‐ Podrá participar
 cualquier persona  .
2‐Cada 
concursante 
podrá 
presentar 
un 
máximo
 de 
seis 
fotografías
.
3‐Se
 admitirán 
fotografías
 originales y 
tomadas 
a 
partir
 de 
medios 
digitales 
que 
tengan
 como 
tema
protagonista 
un 
rasgo 
geomorfológico o del paisaje natural sin intervención humana ,
de
cualquier
punto de Sanabria y Carballeda.

4‐Las
fotografías,en 
formato 
jpg 
con 
una 
resolución 
mínima
 de 
300
ppp
 y 
de 
un 
máximo 
de 
6
MB, se 
entregarán 
entre 
los 
días 
15
 de
 mayo
 y
 30
 de
 julio
 de
 2016,
 
 correo
 electrónico
 a
 la
 dirección
 danielboyanosotillo@gmail.com. A cada fotografía se responderá explicando que tu foto ha sido incluida en el concurso, en caso de que no tengas respuesta vuelve a enviarla de nuevo. 
A 
cada 
fotografía
 se 
le 
asignará
 un 
número 
para
preservar
la 
identidad 
del
 autor 
ante
 el 
jurado.

5‐ Cada fotografía 
irá 
acompañada
 de: 1)
título
 de 
la 
fotografía,
2)
lugar 
donde 
fue
 tomada,
3)
nombre del autor. Estos datos deberán ir incluidos dentro de la imagen.
6‐
No
 se
 podrán
 añadir
 o
 eliminar
 elementos
 que
 alteren
la
 composición
 original
 de
la
 fotografía
 (no
 se
 aceptan
 fotomontajes),
 pero
 se
admiten
 los
 ajustes
 habituales
 de
 edición
 (exposición,
 balance
 de
 blancos,
 luces
 altas,
 sombras,
 etc.).
 En
 caso
 de
 duda
 y
 para
 su
comprobación,
se
podrá
exigir
el
archivo
original.
6‐
Se 
excluirá 
del 
concurso 
cualquier 
fotografía
 que 
no
 cumpla 
los 
requisitos
 anteriores.
El 
Jurado
 y 
los 
Premios
7‐ Presidido
y formado por
el
Comité Técnico de Cryosanabria.
8‐ El 
jurado,
valorando
 tanto 
la
 calidad
 técnica 
y 
artística
 de 
las
 fotografías 
como su
 singularidad
 y
espectacularidad 
geomorfcaológica.
Las
 fotografías 
elegidas
(50
como
máximo)
serán
 impresas
 en 
papel
(27x40
cm
o
30
x
40
cm) y 
expuestas 
en 
la 
exposición  Geomorfología de Sanabria.
9‐ Habrá 
un 
primer 
premio 
y 
un
 segundo 
premio.

10‐El 
fallo
 del 
jurado
 será 
inapelable.
11‐El 
fallo 
y 
la 
fecha 
de 
entrega 
de 
premios 
se 
realizará el 4 de agosto de 2016.

Disposición
Final
12‐De 
conformidad 
con 
lo
previsto
en
la 
Ley
 de 
Propiedad 
Intelectual,
los 
participantes
 premiados,
sin
perjuicio
 de 
los 
derechos
 morales 
que 
les 
corresponden,
ceden 
expresamente 
a 
la
 Asociación Cryosanabria,
de 
forma
 gratuita 
y
con 
la 
facultad 
de 
cesión 
a 
terceros, 
los 
derechos 
patrimoniales
 de
  las
 fotografías
 presentadas
 en
 el
 concurso.
 Esta
 cesión
 será
 de
 la
 máxima
 duración
 de
 los
 derechos
legalmente
 establecida.
 



FOTOGRAFÍA EJEMPLO

miércoles, 11 de mayo de 2016

Escuchando a Martínez de Pisón hablar de la montaña



 "Un cronómetro no es una pieza del equipo de montaña"
"A la montaña se debe acudir con respeto, en silencio y con armonía, como si de una visita a un museo se tratase, no como si estuviéramos en una pista deportiva" Daniel Boyano Sotillo

El montañismo es único. Ahora bien, llegan modalidades de otros deportes que se implantan en la montaña, utilizándola como escenario o como cancha.
Eso, a veces provoca una distorsión, y otras veces no provoca nada: se practican y no hay más consecuencias. La distorsión depende de la masificación que conlleve y el equipamiento que requiera la práctica de dicho deporte. Lo mismo ocurre con el turismo de montaña, que no deja de ser una modalidad del turismo convencional que utiliza la montaña como escenario.
El atletismo de montaña (las carreras de montaña) no deja de ser una modalidad más del atletismo en general. La bicicleta de montaña no deja de ser una modalidad más dentro del ciclismo. No es viable que se convierta toda la montaña en una pista de atletismo o en un velódromo. Lo cual no quiere decir que no haya espacio para todo y para todos, con la debida regulación, claro. Pero estableciendo criterios razonables de uso en los lugares donde se practican dichos deportes.
Si de repente, en un prado de alta montaña donde crece la preciosa flor de neu (Edelweis- Leontopodium alpinum) metes a 500 personas a la carrera, el desastre va a ser tremendo. Hay que estar sobre estos fenómenos, que pueden ser moda o pueden permanecer.
Pero el mayor impacto sobre la montaña, y más negativo, obviamente, lo produce el esquí, al estar asociado a políticas urbanísticas que acaban transformando de una forma muy importante el territorio. Hablamos del esquí de pista, el mal llamado “alpino”, y no el de travesía, randonee o de montaña. El esquí de pista tiene asociado la estación de esquí, y amplias zonas de urbanización a su alrededor. Como se trata de urbanismo, estos últimos años esta expansión ha estado muy relacionada con la burbuja inmobiliaria, con todo lo que ello supone.
Las pistas de esquí no son más que un modelo de economía industrial y de servicios: de industria turística pesada metida en la montaña. Y resulta que si la nieve cada vez se va retirando más, hacia cotas más altas, allá va siguiéndola este modelo de turismo tan intrusivo. El modelo turístico asociado al esquí de pista va en contra de la naturalidad y espontaneidad de la montaña. Es incompatible. Todo lo demás es controlable y se puede regular.
El montañismo o alpinismo clásico es el eje vertebral de la asociación del hombre con la montaña, sobre todo con la alta montaña, que después se ha disgregado en materias distintas: senderismo, escalada, esquí de montaña, descenso de barrancos, etc…
El alpinismo ha conseguido tener un código, un estilo en sí mismo, unas referencias culturales propias muy profundas. Los otros deportes no tienen esto, o todavía no lo tienen. La caza y la pesca como “actividad deportiva”, las carreras de montaña o la bicicleta de montaña, u otras actividades, no tienen ese fundamento.
No es lo mismo el alpinismo o sus variantes que las disciplinas deportivas y competitivas que se practican en la montaña. El alpinismo tiene un código no escrito, no le hace falta una reglamentación que marque su práctica. Se autoregula, como la propia naturaleza.
Y no hay que olvidar que el alpinismo tiene una base cultural impresionante: libros narrativos, poesía, pintura, cine, música…
«El alpinismo tiene un soporte cultural. La moda de las ascensiones exprés es acultural porque contempla la montaña como una mera cancha, una pista rugosa donde correr», comenta a ABC el geógrafo, escritor y alpinista Eduardo Martínez de Pisón. «Ir deprisa tiene ventajas: vuelves antes y minimizas los riesgos, pero le quita encanto a la experiencia. Si te gusta la montaña... ¿para qué ir rápido? Disfruta todo el tiempo que puedas. Esos paisajes imponentes se han convertido en objeto de deseo de otros deportes, como el ciclismo, que antes se practicaba en el llano. Ahora la carretera de la República, en la sierra de Guadarrama, se ha convertido en un velódromo. También el atletismo se ha desplazado a ese terreno, con pruebas masivas, invasivas y extremas. Me parece admirable lo que hace gente como Kilian Jornet, pero el alpinismo es un grado más, la montaña es un paisaje con idealismo y nobleza. Cuando Mallory fue al Everest a principios del siglo XX llevaba cartógrafos y biólogos. Aquellas expediciones desprendían ciencia y cultura».
Por su parte Daniel Boyano Sotillo opina que "cuando en un libro supuestamente de montaña, aparece en la portada, y se habla más de la supuesta persona que ejerce un mérito que de la propia montaña, como mínimo tienes que sospechar si eso es montañismo. Esto sucede continuamente en con las y los corredores de montaña." Por otro lado opina que si de verdad te gusta la montaña y no la ves como un simple escenario " es necesario estar el mayor tiempo posible para impregnarte de naturaleza. Los olores, colores, viento... en incluso frío, tienen que ser interiorizados para ser comprendidos ya que solo se cuida aquello que se quiere, y para quererlo hay que conocerlo dedicándole tiempo y tranquilidad" asimismo opina "que es imprescindible transmitir a esto a otras personas para que respeten las montañas porque no solo son grandes, son también gradiosas"..."No se si el montañismo es un deporte, para mi es mucho más. En los deportes hay ganadores y perdedores, en la montaña no; la montaña tiene extensa literatura, los deportes no; el montañismo se practica en ambientes naturalizados, otros deportes no...". También es importante tener en cuenta que "cuando entran 500 personas corriendo por zonas de cría de animales puedes crear daños irremediables".
En general, los deportes de montaña se pretenden vivir con mucha comodidad, y no es bueno, pues eso requiere transformar el territorio. Emociones fuertes, rápidas y cómodas no es hacer montaña. Para eso es mejor ir a un parque de atracciones. Es más económico, para las personas y para la naturaleza que nos acoge a todos.